09 enero 2013

los bichos me atacan



Ayer tarde, de rebajas, voy y me topo de morros con otro de mis ex.

Antes, cuando salíamos, hace ya muchos años, era un chico mono. Ahora ya no es chico. Es mono. Sólo mono:  grande, gordo y peludo.

Joder, menos mal que no acabé con él, porque está desmejoradísimo, pienso para mis adentros.

Hablamos de cosas triviales y en un momento dado el tío, sin ningún disimulo, empieza a rascarse sus partes. Al principio las ingles, y después directamente los huevos.

No puedo creer que de veinteañera saliera con este tipo, vuelvo a pensar.

Como puedo, le pongo una excusa y salgo por piernas.

Mientras me voy, me giro para echarle una última mirada y cerciorarme de que aquéllo no había sido fruto de mi imaginación. Y me lo veo saludándome con la mano izquierda y con la derecha, metida ya en los pantalones, rascándose los cojones a todo trapo...

¿Rascándose?

Eso quiero pensar.

Dios.

BICHO.

Definitivamente, de buena me libré.


6 comentarios:

Juana la Loca dijo...

Los tíos y sus necesidades.....
Como la costumbre de escupir.......

Tripi dijo...

Se la estaba cascando como un puto babuino, ¿es que no lo ves? JUAAAAAAAAAAAAAA¡¡¡

Chac-chac-chac-ras-ras-raaaaaas.

Hola Fi.

Menudo cerdo de novio que te echaste. Karcheeeeeeeeeeeer¡¡¡

O a lo mejor es que en tus tiempos le pasaste un herpes genital y pese a los años aún le quedan secuelas...JUAAAAAAAAAAAAAAA¡¡¡

Ras, raaaaaaaaaaaaaaaaaaas.

Besico, monada.

Ps.- Una puta mierda de canción, para variar. Se ve que la Pastora ésta también le pasó una ETS a algún novio guarro. Un tres.

Míchel dijo...

Estoy con Tripi; no se estaba rascando, se estaba tocando.

fiona dijo...

Juana, joder, pues yo cuando bebo (mucho) también escupo, va a ser verdad que soy un poco tío...jajaj

Tripi, monada, ¿cómo se la iba a estar cascando si estábamos en un centro comercial?...¿En serio?...JO-DERRRRRRRR. Veo que controlas el tema del Herpes y las ETS en general, tus escarceos con guiris ebrias y espatarradas en tus años mozos te permiten hablar desde la experiencia, ¿no? Hostia.

Míchel...ufff...¿pur qué?...ya es lo último que me faltaba...jajaja

1besico!

Tripi dijo...

Tuve una novia (¿te acuerdas de Chus, Míchel?), de estas muy religiosas, que después de follar se pasaba siempre por el higo un scotch brite con jabón de Latoja, al tiempo que rezaba tres ave marías. Yo creo que lo hacía en plan "Satanás, abandona mi cuerpo". Unas movidas muy raras.

Conclusión: los picores pueden ser por bichos y por bicharracos.

Monadaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡

fiona dijo...

Hombre teniendo en cuenta que Satanás, o sea tú, ya habías abandonado su cuerpo, no tiene mucho sentido...JUAAAAAAAAAA!!!

El mejor es el jabón Lagarto, de toda la vida.

Conclusión: el picor no siempre compensa.

Monada!!