20 noviembre 2008

desayuno con diamantes 1


Después de casi un año, el lunes le eché valor (uuuu) y agregué al sujeto arrepentido al messenger.

He decidido que no puedo esperar a que las cosas sucedan porque sí, que soy yo la que tiene que hacer que ocurran.

Lo agregué, pero no pensaba hablarle por supuesto, yo muy digna iba a esperar que fuera él quién me hablara (hay que hacer que sucedan las cosas, pero sin arrastrarse).

La cuestión es que ayer me habló: "anda, eres tú? es que no sabía quién eras..., qué tal?"

No voy a entrar en detalles de la conversación (cotillas!), hablamos un poco de todo, del trabajo, nos enviamos fotos de cuando éramos chicos (me dijo que parecía un dibujo animado de lo bonica que era y me encantó, jajaj)...

Lo fuerte es que he quedado mañana con él...para un café...en el desayuno...

Ya no sé si le gusto o sólo es en plan amigos, pero con el madrugón que nos vamos a pegar, algo de interés tendrá no? (que yo no madrugo por amor al arte! jaja)




Sólo sé que no se me ocurre mejor forma de empezar el día que desayunando con él.




Continuará...

2 comentarios:

Marinita® dijo...

Yo no madrugo ni por todo el amor del mundo, ahí queda eso.



Pero suerte!!!!!!!!!!!! ;-)

fiona dijo...

hombre si madrugar madrugamos los dos por el curro, pero es madrugar media hora más para desayunar juntos...ahí hay algo! jajaja