10 febrero 2009

zombie

Diossssssssssss, lo tenía superado, no pensaba en él, no tenía ganas de hablar con él, ni de verlo, ni de nada, casi casi que lo odiaba...¿¿¿por qué he tenido que verlo esta mañana???

Desde lo que pasó no me lo había vuelto a encontrar y me iba bastante bien, yo misma estaba sorprendida de lo poco que me importaba.

Esta mañana casi me lo tropiezo, ha salido de sopetón de una calle justo delante de mi y me ha dado un vuelco el estómago.

He reaccionado rápido, a tiempo de torcer y cruzar por otro semáforo. Estaba a punto de llegar a mi trabajo y he tenido que dar un rodeo increible, todo por no cruzármelo y no tener que saludarlo.





Haciendo cosas como ésta, me doy cuenta de lo madura que soy ¬¬.






No consigo dormir. Tengo un hombre atravesado entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo un hombre atravesado en la garganta (Eduardo Galeano. El libro de los abrazos)

4 comentarios:

Mamen dijo...

Que cita más bonita...atravesado entre los párpados...atravesado en la garganta... Me encanta.
Aunque des un rodeo, haces bien en no querer ni cruzarte con él. No se merece ni estas pocas palabras!!!
Bsis!!!

fiona dijo...

joee mamen, sé que no se merece nada, pero no puedo evitarlo...algún día me reiré de esto...pufff (¿verdad?)

Elisa dijo...

Sólo tú sabes lo que necesitas para terminar con ese duelo...
Por suerte...tu sólo tienes que cambiar de acera...yo creo que tengo que cambiar de trabajo!
un besazo y animo...
preciosa la cita, me dan ganas de leerme el libro ...es que con ese título!! el libro de los abrazos, que sugerente!

fiona dijo...

Elisa, necesito encontrar la misma magia con otra persona...lo único bueno es eso, que no lo veo con frecuencia, eso me permite distanciarme...Lo tuyo está más chungo...Ánimo a ti también!! Lo conseguiremos!!!! ;)

El libro es muy bonito, en la cita lo que tiene atravesado es una mujer...pero bueno, yo la he adaptado, jaja.

un beso