24 febrero 2009

manías (3)


Antes cuando mi iba del trabajo, tachaba el día del calendario. Un día menos.

Ahora no. Ahora me he dado cuenta de que el día no acaba cuando salgo de trabajar, sino que empieza.

Así que ya no tacho el calendario hasta que llego a la mañana siguiente, a día pasado. Porque no puedo dar por terminado un día a las 3 de la tarde. Porque quedan muchas horas por delante, y me da la sensación de que así me pueden pasar muchas más cosas. Que estoy abierta a posibilidades.

Nadie sabe lo que le depara la vida, pero si vas cerrando puertas antes de abrirlas nunca vas a llegar a ningún lado.

5 comentarios:

Elisa dijo...

Pues buena decisión, hay que estirar los días lo max que podamos...e intenta disfrutarlo!!!

Las Buenas Nuevas dijo...

Buenas noticias? encontralas aca

¡ natalia ! dijo...

''todos llevamos un ogro adentro''
jajaj, que sabio y profundo (y verdad)

(♥)

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

en realidad creo que no tendrías que vivir tan pendiente del calendario. Los dias pasan y ya está. Puedes pensar uno más o uno menos. En realidad el presente es lo único que tienes. ¿no crees?

fiona dijo...

elisa, es una tontería pero me funciona...jajaj

natalia, jajaj, a veces ogro a veces prncesa...xD

javi, si tienes razón, pero soy un despiste con patas, y por lo menos en el curro necesito saber en que día vivo!! Fuera del curro vivo simplemente!

un beso y buen finde a todos!