25 octubre 2010

No me puedo creer que para hablar con una secretaria haya que dejar más notas y llamar más veces que para hablar con un alcalde. O está reunida, o está desayunando, u hoy no ha venido, o está al teléfono, o pollas en vinagre. Me indigno.

Panda de incompetentes.

2 comentarios:

Naray dijo...

Y sobre todo ¿¿¿por qué nadie devuelve las llamadas???

fiona dijo...

De verdad eh??? Que no cuesta tanto! ¬¬

Un saludo.