29 junio 2010

historias de oficina

(He tardado en inaugurar la sección...con lo que me gusta despotricar de mis compañeros y jefes)

Ahora resulta que uno de mis compañeros quiere que compre fructosa para el café.

No le vale ni el azúcar normal ni la sacarina. Que si son cancerígenas, que si llevan cosas que en EEUU ya están prohibidas (uooo si los visionarios lo prohiben...), que si soy gilipollas.

Yo le he dicho que todo es cancerígeno. Estoy harta de que me digan que cosas lo son y cuales no porque el balance es muy triste. Pero entonces me ha empezado a dar la chapa con que eso no es así, que los productos cuanto más naturales sean...blablabla...y leyendo lo que llevan los sobres de sacarina! (si el biólogo parece él).

Mira chaval, ¿tú te has visto? Creo que el menor de tus problemas es lo del azúcar.

6 comentarios:

Vanessa dijo...

Yo creo que el cancerígeno es él.¡Aléjate cuanto antes de él!
Besos.

fiona dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
fiona dijo...

jajaj, ojalá!!! Si me saco la opo (algún día...) me alejaré de todos ellos!!!

Besos

Mamen dijo...

jajaja!!! Oye, me gusta el cambio de look. Bss!

fiona dijo...

Verdad??? más claridad! 1besico

Chasky dijo...

Si empieza en ese plan acaba muriéndose de hambre o emparanoiao perdío.