04 junio 2012

marrakech


1. El primer día fue de adaptación al medio, porque nada más llegar encontrarte con un asedio contínuo de gente que quiere que les compres algo, que les des dinero, comida, que vayas a comer a su puesto de la plaza, que quiere hacerte un tatuaje de henna, que te hagas una foto con ellos previo pago...sin poder dar un paso tranquila, agobia. A partir del segundo día lo asumes como normal y te desenvuelves bastante bien, siempre con la sonrisa en la cara y el "No, gracias" preparado.

Nuestra vista desde el hotel

2. Tenemos cara de españolas y no lo podemos negar. A todas nos decían María o María José para llamar nuestra atención y lo que más les gusta de España es el Barça...y el porno. Su obsesión era si queríamos conocer al Nacho Vidal marroquí y a mi amiga L, un chaval puesto hasta las cejas con el que tuvo un encontronazo, la llamó Lucía LaPiedra.


3. No discriminan, le tiran a todas. Todas somos guapas y preciosas. El piropo que más gracia me hizo y que me dijeron más de una vez fue llamarme Shakira. Otro me dijo en la misma frase "muy guapaaa, muy gordaaa" (?)..."es que a ellos les gustan jamonas" me dice una compañera a modo de explicación...¿gracias?

4. Es una ciudad de contrastes. La gente pidiendo dinero y comida en la plaza Jemaa El Fna y a 500 metros un Hotel de lujo, al que una compañera se empeñó en entrar y donde no nos dejaron pasar por ir en chanclas.

5. El tráfico es un caos controlado. No hay casi semáforos ni pasos de cebra y total, para lo que sirven. Cruzar la calle es jugarte la vida cada vez, o te lanzas o no cruzas, y las motos van por donde quieren, por la plaza y las calles peatonales te pasan a centímetros y más de una vez estuvieron a punto de llevarnos por delante, pero no vimos ni un sólo accidente.


6. El jueves fuimos a un Hamman, donde la dueña era española. Una pasada. Nos lavaron cuerpo y cabeza, nos exfoliaron (al rico frote) y después nos dieron un masajito en los pies. Salimos nuevas.

7. Allí se regatea en todas partes y yo no sirvo para eso, más cuando estás viendo que el precio que te dicen de primeras es ridículo, por eso siempre lanzaba a mi amiga L a negociar. Ahora, aviso, si no vas a comprar, no regatees precio, les pone de muy mala hostia. Normal.

8. La gente, en general, es muy amable y simpática, el problema es que como la mayoría se acercaban para sacar algo a cambio, cuando venía alguien para ayudarnos con una dirección o algo, siempre desconfiábamos.


9. Cenamos todas las noches en los puestos de la plaza, donde "lavaban" los platos metiéndolos en un cubo de agua negra y aún así, no nos dio cagalera a ninguna, al revés. "Estamos arriesgando poco" era nuestra frase. 

10. Conclusión: Tenéis que ir. Es otro mundo. Todo lo que os diga es poco. Muy recomendable.

10 comentarios:

Tripi dijo...

Se ve que en Morilandia te fumaste un saco de costo, porque has escrito el post más largo de la historia.

Hola Fi.

1.- Te acosaban porque olías a hembra, y ahí están todas enburkadas y escondidas.

2.- Nacho Vidal tendría que ser nuestro próximo Presidente del gobierno y la Lapiedra la ministra de exteriores. Nos abrirían las puertas por todo.

3.- Los moracos son unos salidos. Por cierto, ¿tocaste pelo?

4.- Son tan de contrastes que se pasan el día rezando y la noche zurrando a sus señoras.

5.- Eso es porque no les deberían dejar conducir vehículos a motor. Como mucho, camellos o burros.

6.- ¿Te pasaron también la karcher por el higo?

7.- Por eso van tantos terroristas a morilandia. Porque pueden comprar bazokas y cabezas nucleares a buen precio.

8.- De simpáticos nada. Son moracos. Y punto.

9.- Vi un documental por la tele en el que un turista se infectó de un virus mortal pero que no se manifestó hasta quince años después. Por tanto, no cantes victoria.

10.- Conclusión: yo sólo voy ahí a comprar costo.

Besico, monada.

Ps.- Tuve una novia marroquí que follaba como los ángeles, pero que ni entonces se quitaba el puto velo.

miquel zueras dijo...

Cualquier día publico la receta de tajine de cordero ¡buenísimo! que comí allí y Cóctel Marrakech del bar del Hotel Atlas: poner un dátil confitado en un vaso y añadir zumo de limón y bourbon, el azúcar del dátil se dehace, decorar con hojas de menta. Feliz regreso. Borgo.

Mr. Lombreeze dijo...

Gracias por tu recomendación y me alegro mucho de que hayas disfrutado.
Yo no pienso ir en mi puta vida.

Ana Pepinillos dijo...

Me gustó la entrada, yo fuera sólo he estado en Túnez y también me pareció otro mundo diferente.

fiona dijo...

Tripi, bombón, tú me diste el teléfono de tu camello, así que sabes de lo que hablas...

1. Pues precisamente el desodorante que me llevé era de hombre, el Axe de chocolate.

2. Así, si nos dan por culo, que lo haga un profesional.

3. Toqué, y hay foto que da fe.

4. La religión no exime de ser un hijo de puta, pero eso sólo lo ignoran los religiosos.

5. Burritos había un montón. Más monos.

6. El higo es lo único que no me sobaron.

7. Nada, nosotras se las sacaríamos más baratas.

8. Tú eres calorro y simpático, no es excluyente.

9. Gracias por los ánimos. Yo también te quiero. Hostia.

10. A nosotras nos ofrecieron coca, pero costo...

pd. Los ángeles no follan, son asexuales.

Borgo, prefiero el de pollo, pero la receta será la misma no?...y nos pusieron un cuscús con pasas que estaba de vicio! Joe, cómo sabes tanto de recetas y cócteles? Qué máquina.

Lombri, cómo, no te he convencido??? jajajaj

pepi, Túnez también está en nuestra lista...el año que viene veremos cual es el destino.

1besico!

Angel dijo...

pd. Los ángeles no follan, son asexuales.

y una polla como una olla!!!

Santiago Bullard dijo...

Caos vehicular, regateo por todas partes, contrastes... ¿acaso has estado en Lima? Jajaja.

fiona dijo...

Bueno, bueno...no hace falta llevárselo todo al terreno personal...jajajajaj

fiona dijo...

santi, imagino que muchas ciudades se identificarán con esas cosas, pero al mismo nivel??? No sé yo...tendré que ir a Lima a comprobarlo. Me llamarán Shakira también? jajaja

1besico!

Charlotte Sometimes dijo...

Mira, pues te iba a preguntar en otro post cómo te había ido el viaje, pero ya he visto este.

Me has hecho venir ganas (más) de ir por ahí, Fi ;)