07 septiembre 2010

sinceramente

No sé callarme.

Si pienso u opino algo te lo voy a decir (si te considero amigo vaya, con el resto no me molesto). Da igual que sea bueno o malo. Es algo que me gustaría que hicieran siempre conmigo.

Es cierto que la verdad a veces duele, pero ¿de qué me ayuda que me mientan?.

La gente dice que lo prefiere, pero cuando te das cuenta de que no te cuentan cosas o no te lo cuentan todo por lo que puedas decirles...porque les vas a "regañar" (una examiga llegó incluso a mentirme, de ahí lo de ex)...joder, ¡que no soy la madre de nadie!




Al final me voy a terminar creyendo que soy un ogro.

2 comentarios:

Marinita® dijo...

Te comprendo perfectamente! Te tienen miedo. Y no dicen lo que piensan nada más por no oirte "protestar". Pero a la larga el silencio no es bueno.

Aunque también te digo que estoy llevando a la práctica un nuevo way of life, y te ahorras muchos enfados. Pero hay que respirar profundamente, con el riesgo de ahogarte, jajajaja.

Viva Pon y su genio hombre yaaaaa

fiona dijo...

jajajaj, viva!

Lo que me pasa con esa gente es que como ellas no hablan de ciertas cosas por no oirme y yo ya no pregunto, pues la cosa va degenerando. No me gusta tener que hablar midiendo lo que digo, pensando si va a molestar o no (quizá la egoista soy yo, debería tragarme mi opinión y sonreir, como hago en el curro...)

Tampoco sé si me merece la pena gente así...a veces es bueno discutir y tener distintos puntos de vista, no todo es blanco o negro!

Un besazo pin, sé que tú me entiendes! ;)