03 agosto 2010

4 días

Yo por la calle suelo ir bastante empanada, pero por las mañanas, a las 7ymedia, pues como que más. Entre el sueño y mis pensamientos, voy en una burbuja y no me entero de nada de lo que pasa a mi alrededor.

Desde hace un tiempo, me cruzo con un señor que me da los buenos días. No lo conozco de nada y siempre me saluda al paso, se para, se inclina como si yo fuera una infanta y me dice "Buenos días". Y yo casi nunca reacciono. No soy capaz. Así que no sé ni qué cara tiene.

Las primeras veces pensé que era el típico viejuno que le dice cosas a las niñas monas (que no tengo abuela oiga!), aunque ya sabemos que los abuelos tienen poco criterio. Pero lo que no entiendo es por qué sigue saludándome si no le contesto nunca.




Yo no sé qué tengo en la jeta para que la gente piense que soy sociable.



Calle 13 Featuring Café Tacuba – No Hay Nadie Como Tú

5 comentarios:

Mamen dijo...

Pues yo estoy por tomarme ya una cervecita con los obreros de al lao de mi casa. Que paso todos los días por su obra y todos los días me dicen algo. Son un puto coñazo, pero ya empiezan a caerme bien y todo... Creo que algo está cambiando dentro de mí... jajajaj!!

fiona dijo...

jajajaj, mamen no!!!!!!!!! a los obreros ni agua...son el enemigo! xD

***Vanessa*** dijo...

jajaja! estará esperanzado en q le contestes un día!
Besos!

fiona dijo...

Pues va listo vanessa...jajaj

Angie Vázquez dijo...

Hola!

Pasando a conocerte... Me encantó la forma que tienes de expresarte.

No seas malita y contéstale el saludo. Los viejitos necesita algo de motivación.

Saludos!