31 enero 2008

Tú si que vales


Todos los días de camino al trabajo paso por delante de la misma cafetería, a las 8 a. m., abierta y con gente desayunando. Pero fue sólo hace unos días que me fijé en el camarero. Es un chico joven y parece gracioso (digo parece porque el tiempo entre que paso y lo veo son segundos y no da para hacerle un retrato robot).

Pero ya es una rutina, tengo que pasar y verlo y además más de una vez hemos cruzado miradas (humm).

Hoy conforme pasaba lo he buscado detrás de la barra, pero no estaba. Mieeerda. Seguro que estaba en la cocina/almacén/yo que sé. Maaal.

Pero no, mi día no podía empezar así. Tampoco es que dependa de eso para ser bueno o malo (no estoy tan pirada), pero buee, es la primera sonrisa del día y eso ayuda.

La cuestión es que hoy no lo he visto en la cafetería porque había salido a comprar el periódico y sí, ahora sí, he podido confirmar que es gracioso (de momento le daría un Tú si que vales, porque lo del talento hay que demostrarlo, jejej).

Iba mirando el periódico pero ha levantado la vista justo cuando pasaba, justo para cruzar su mirada con la mia, justo para alegrarme el día.

4 comentarios:

Los ojos de Minerva (miope) dijo...

¿Viste como esas "pequeñas" cosas, influyen en nuestro día? No, tampoco estoy tan loca como para decir que cambia todo, pero a veces, una mirada o un gesto nos alegran la jornada.
Salud y saludos!

fiona dijo...

Hola Minerva,

Es eso y más cuando últimamente tampoco ando sobrada de alegrías!

Un besazo.

Mamen dijo...

yo tambien estoy a favor de ese tipo de alegrías diarias, esas pequeñas rutinas que marcan la diferencia entre que empieces el día de buen humor o que simplemente sea un día cualquiera.
Y quien sabe, igual este es el principio de una hermosa amistad...

fiona dijo...

jajajaj, no creo que llegue a más, pero oye, nunca se sabe. Además, sólo por hacer el contacto visual ya estoy perdiendo calorías!!! (y si no lee el post de hoy y verás)